*

Internacional

Portada  |  04 junio 2019

Chernobil: cuántos muertos hubo por la tragedia y cuántos causará hasta el 2065

Un informe del Comité Científico de la ONU sobre los Efectos de la Radiación Atómica (UNSCEAR) estableció más tarde la cifra en 49 víctimas y, a continuación, la elevó hasta 54. En 2005, la Organización Mundial de la Salud (OMS) elevó en otro informe el número total de posibles muertes a 4.000 y, más tarde, a 9.335.

La serie sobre Chernobil de HBO volvió a poner en el tapete otra vez este hecho histórico que ocurrió en la Unión Soviética.

Se trata de la explosión en el reactor número 4 de la central de Chernobil, a 50 kilómetros de Kiev, durante unas pruebas técnicas. La URSS tardó varios días en revelar lo sucedido, aunque lo hiciera minimizando las consecuencias para evitar que se deteriora aún más su imagen.

A consecuencia del accidente, la central de Chernobil emitió 500 veces más radiación que la liberada por la bomba atómica lanzada sobre Hiroshima (Japón) en 1945. A la luz de este dato y de la información que se ha ido conociendo con cuentagotas a lo largo de estos 33 años, la primera cifra oficial dada por las autoridades soviéticas, con Mijaíl Gorbachov a la cabeza, resultaba ofensiva: dos trabajadores de la central muertos como consecuencia de la explosión del reactor. Poco después, el Kremlin no tuvo más remedio que ceder ante las informaciones que se publicaban en el extranjero y elevó el número a 31, todos ellos empleados a causa del síndrome de irradiación aguda.

Un informe del Comité Científico de la ONU sobre los Efectos de la Radiación Atómica (UNSCEAR) estableció más tarde la cifra en 49 víctimas y, a continuación, la elevó hasta 54. En 2005, la Organización Mundial de la Salud (OMS) elevó en otro informe el número total de posibles muertes a 4.000 y, más tarde, a 9.335.

Este último dato se estableció teniendo en cuenta, también, a aquellos casos en los que las víctimas se expusieron a dosis más bajas de radiación. Es decir, los que no participaron directamente como liquidadores, pero acabaron muriendo posteriormente de factores relacionados con la exposición a largo plazo a la radiación de Chernobil.

Investigadores de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer defendían que Chernobil no elevó las tasas de cáncer, salvo el de tiroides, que era el único realmente atribuible a la radiación del accidente de 1986 y, únicamente, a aquellas personas que se encontraban en las regiones más contaminadas. Lo reconocían en la revista científica International Journal of Cancer, donde, igualmente, sus modelos predecían que "para 2065, sobre 16.000 casos de cáncer de tiroides y 25.000 casos de otros tipos de cáncer se pueden esperar debido a la radiación del accidente"

Las cifras del dispositivo de emergencia soviético dan una prueba de ello: entre 600.000 y 800.000 bomberos, obreros y voluntarios participaron en las tareas de extinción del incendio y construcción del sarcófago que debía contener la radiación. Todos ellos enviados a la muerte, sin que lo supieran, bajo promesas absurdas como evitar el servicio militar en la guerra de Afganistán o se remunerados con una cantidad de dinero que, probablemente, no podrían disfrutar mucho tiempo tras haber estado cerca del reactor.

El problema con el accidente de Chernobil es que parece imposible establecer el número real de muertos y afectados por una radiación que afectó a inmensas zonas de Ucrania, Bielorrusia y Rusia y que se extendió a miles de kilómetros de distancia, ya que la mayoría son resultado de los cánceres y otras enfermedades desarrolladas desde entonces. Algunas sería desarrolladas por las más de 130.000 personas evacuadas y por las otras 200.000 recolocadas posteriormente. Pero si ni siquiera en estas hay todavía un acuerdo.

Informes anteriores del mismo comité aseguraban, sin embargo, que en los años siguientes podrían morir unas 4.000 personas de las 600.000 que se calcula estuvieron sometidas a altos índices de radiación. Otros estudios realizados a lo largo de estos años han dado cifras mucho más altas, aunque no se pongan de acuerdo en la cantidad exacta de fallecidos durante y después del accidente.

La Asociación Internacional de Médicos para la Prevención de la Guerra Nuclear (AIMPGN) declaró que hasta 2006 habían muerto entre 50.000 y 100.000 de los liquidadores que participaron en las tareas de minimizar las consecuencias del desastre. De los supervivientes, más de 600.000 quedaron inválidos.

Fuente: ABC España

Te puede interesar también

Chernobil: que fauna revivió en la zona de la central nuclear

Los perros radioactivos de Chernobil

Comentarios