*

Internacional

Portada  |  12 septiembre 2019

Un nene de 8 años se quitó la vida porque su abuelo le sacó el celular

Kevin, se asfixió con los cordones de sus zapatillas, la cual se enroscó en el cuello y amarró a su cama.

Un nene de ocho años, llamado Kevin, no soportó que su abuelo le arrebatara el teléfono celular a condición de que conviviera con la familia. El niño se fue llorando a su habitación y se quitó la vida. El incidente ocurrió en Cuauhtémoc, México.

Sus familiares lo dejaron solo en la pieza porque pensaron que era un berrinche del nene. Minutos después escucharon gemidos y que “rompía cosas”.

Nadie prestó atención, nuevamente pensaron que se trataba de un nuevo berrinche de Kevin porque le habían quitado el teléfono celular.

Esa misma noche la hermana de Kevin subió a su cuarto para ver cómo estaba y saber si ya se le había el coraje, pero lo encontró inconsciente.

En ese momento su familia lo traslada al hospital para su atención médica, sin embargo, llegó sin signos vitales y con una marca en el cuello.

Kevin, se asfixió con los cordones de sus zapatillas, la cual se enroscó en el cuello y amarró a su cama; ejerció tanta presión que en cuestión de dos minutos acabó con su vida, de acuerdo con los resultados del primer peritaje realizado por la Policía de Investigación.

Comentarios