*

Programacion

Portada  |  22 septiembre 2021

Diez madres, juntas contra un abusador

Son 10 las madres denunciantes. Juntas, se dan apoyo y fuerza para poder luchar contra la injusticia, y contra el culpable, que ha trabajado luego en otros colegios y que hoy se encuentra libre.

Son madres desesperadas, son 10 mujeres denunciantes en una causa indignante. Sus hijas e hijos fueron abusados sexualmente en el jardín municipal de Lomas de Zamora número 917. Un proceso judicial que lleva más de 3 años de espera, que requiere una urgente resolución.

Las víctimas tenían aproximadamente 3 años cuando comenzó el horror. Lloraban antes de entrar al jardín, varios pedían a gritos quedarse con sus madres. Pero todo aparentaba ser “corriente”, parte de la niñez y timidez de la edad. Hasta que habló la primera nena. Estaba en su casa, sin ganas de comer y enojada. A su manera, le comentó a su madre- Leonela- lo que pasaba en la escuela. Un tal “Juan” había abusado de ella. Acto seguido, Leonela realizó la primera denuncia y acudió al jardín para hablar con los demás padres, quienes consultaron a sus hijos. Todos los menores reaccionaron con llantos.

¿Quién es “Juan”?

Su nombre verdadero es Paulo Andrés Meneses, el payaso contratado por el municipio para hacer shows de recreación en el jardín. Frecuentaba asiduamente la escuela, se le había encomendado la responsabilidad de trabajar con niños de distintos turnos. Los chicos lo conocían por “Juan”.

Enterarse del horror fue un puñal para los padres. Algunos incluso no se sentían preparados para hablar de ese tema tan complejo con sus hijos. Los niños se comunicaron de distintas maneras. Ya sea a través de algunas palabras, llantos, o dibujos. Pintaron rayones duros, estrechos, intensos, caras tristes. Intentaron encontrar distintas formas de expresar lo sucedido, más allá del habla.

Son 10 las madres denunciantes. Juntas, se dan apoyo y fuerza para poder luchar contra la injusticia, y contra el culpable, que ha trabajado luego en otros colegios y que hoy se encuentra libre. Es inmensa la angustia, pero por sus hijos lloran a escondidas, se secan las lágrimas y simulan estar bien, sonríen para sus hijos. Porque encontraron una fortaleza antes desconocida, porque hoy se han convertido en otras personas.

La causa sigue en trámite, los niños deben pasar por cámaras Gesell para expresar lo vivido. Sus padres y madres, con un dolor infinito, esperan poder darles tranquilidad a sus hijos. Contarles que ese hombre que les causa pesadillas y que tanto los aterra, está encerrado tras las rejas y no puede hacerles más daño.

Comentarios