*

Programacion

Portada  |  14 agosto 2019

Narcolepsia: cuando dormir es un peligro

Sufren la enfermedad del sueño y en ocasiones puede ser un riesgo. Informe con Nacho Girón.

No duermen por vagancia o por angustia, duermen por Narcolepsia. Es una patología genética o autoinmune que genera una reducción de las horas de vigilia de una persona. Pueden quedarse dormidos comiendo, en colectivos, en los trabajos e incluso caerse en la vía pública. Quienes padecen de la enfermedad se ven forzados a dormir diversas siestas diarias. Deben estar atentos a momentos de preocupación, tensión, tristeza o incluso alegría, porque en esas situaciones la persona puede quedarse dormida automáticamente.

Los casos son reveladores. En Telefe Noticias, dos personas cuentan sus historias que nunca antes difundieron. Karina tiene narcolepsia y lo sufre día a día. Sale a trabajar más temprano de lo normal porque tiene en cuenta que se va a pasar varias paradas de colectivo por dormirse. En el trabajo se ve obligada a ir al baño a dormir, para que nadie la vea. Incluso tiene miedo de perder su puesto a raíz de la enfermedad del sueño.

De chica no estaba diagnosticada, entonces no entendía por qué se quedaba dormida en las escaleras de su casa antes de llegar a su cuarto. No comprendía tampoco por qué se dormía tantas veces en el colegio. Hace pocos años fue diagnosticada y, a través de ciertos medicamentos, pudo mantener la vigilia más tiempo. Pero dicha medicina es muy costosa, cuestión que la angustia y preocupa. Karina se siente dependiente de sus pastillas y prevé que pronto no podrá comprarlas más por falta de acceso económico.

Por otro lado, debido a la patología, Brenda optó por ir a vivir al campo, lugar en el que percibía más tranquilidad. Relata que sufrió situaciones traumáticas en el trabajo, nadie comprendió su patología. Llegó a ir en pijama a trabajar y quedarse dormida en su puesto laboral. Incluso recuerda un verano en el que pasó de diciembre a marzo durmiendo 21 horas al día, todos los días. Llegó a perderle el sentido a la vida.

Fue diagnosticada también hace poco tiempo, pero, al igual que Karina, comprende que es una enfermedad que aún no tiene cura. También entiende que hay varias personas que, sin diagnóstico, padecen de sus mismos síntomas. Por eso es importante que, quien se vea reflejado en este informe, se contacte con un neurólogo o con un especialista en sueño.

Agradedimientos: clínica FLENI y Asociación de Narcolepsia e Hipersomnias de Argentina (ANHA)

Comentarios