*

Programacion

Portada  |  13 septiembre 2021

Señor juez: "No libere al monstruo que nos violó"

El violador será juzgado por una agresión, pero no por los abusos que cometió. El testimonio de las víctimas.

Samanta y Romina fueron abusadas durante años cuando eran niñas por un amigo de la familia. Lo denunciaron, pero nunca lo detuvieron. Hoy está preso por pegarle con un bate a la madre de Samanta. Este mes tienen fijada fecha de juicio. Pero el juicio no es por abuso contra ellas sino por intento de homicidio.

Samanta Nagode fue la primera mujer en denunciar al “Pochoclero de Brandsen” por abuso sexual. Fue abusada por Carlos Daniel Elizalde desde que tenia 8 hasta los 11 años. El violador era conocido de sus padres. Un día logró contárselo a la mamá e hicieron la denuncia. Nunca lo detuvieron por el hecho, pero comenzó a acosarla, a hacerle gestos en la calle, insultarla y amenazarla. “Guardé durante años el secreto, nadie sabía lo que pasaba. Me casé y, sin saberlo, me mudé a tres cuadras de dónde vivía él. Hasta que, en uno de esos encontronazos, mi marido fue testigo y entonces le conté todo y fuimos a radicar la denuncia”.

En la comisaría se encontraron con el violador quien bajó con un bate de beisbol de su auto y molió a golpes a la madre de Samanta y al padre. La madre termino internada e inconsciente durante 24 hs. El estuvo detenido, pero a los pocos días lo liberaron. Luego de una marcha de todo el pueblo pidiendo su captura ordenaron la detención. El ya se había fugado, pero lo encontraron en tres arroyos y lo detuvieron

Romina también fue abusada de niña por Elizalde. El era vecino y amigo de la familia. La amenazaba durante las violaciones de que si le contaba a los padres los iba a matar. Ella, muerta de miedo, no se los contó hasta que su madre descubrió toda la trama en el diario íntimo de ella. En ese momento se contactaron con la familia de Samanta y volvieron a hacer una denuncia en conjunto. Tampoco en esa oportunidad fue detenido

Comentarios